Bus de la Esperanza

Por las calles de Medellín rueda todos los días del año un bus, que además de llevar pasajeros, lleva esperanza. Su ruta incluye los inquilinatos de los barrios Niquitao, Guayaquil y Barrio Triste, que son los lugares en los que se refugian las personas que no tienen hogar, los desplazados de la violencia y  los que no tienen a dónde ir.

Hasta el corazón mismo de esos sórdidos lugares llega el bus de la fundación de atención a la niñez – FAN, muy puntual cada mañana y de allí no se mueve hasta que no haya salido hasta el último niño y niña, de la última pieza, del rincón más escondido. Una vez abordan el bus, sus sonrisas se encienden, sus ojos brillan y sus corazones palpitan, pues saben que irán a sus centros infantiles en donde reciben atención integral.

  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  •  
  • 1 of 3
  • >>