Nuestros Sueños

Así soñamos y miramos al futuro

En el 2020, la Fundación de Atención a la Niñez – FAN, será una organización social, con presencia local, regional y nacional, especializada en el desarrollo de programas y proyectos efectivos e innovadores que promueven el crecimiento y la formación de niñas y niños sanos, sociables, inteligentes y felices, con familias y entornos protectores, capaces de ayudar en la construcción de un país con equidad y bienestar en perspectiva del posconflicto.

ISO

La Fan es 100 % auditable, se cuenta con auditorias de contratación estatal.

Revisoría Fiscal:  R. Piedrahíta, Auditores y Asociados, S.A.S.
La fundación cuenta con un Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001 Versión 2008, con el que se establece una estructura dinámica e innovadora para FAN. 
Sistema en red por procesos, parámetros para la atención al cliente y la estandarización de las actividades bajo la planeación, monitoreo y evaluación interna, lineamientos para la atención integral de calidad a la primera infancia y acciones permanentes que posibilitan un proceso de mejora continua en todos los servicios que reciben los niños, niñas y sus familia.

Así hacemos la tarea social

En fan ofrecemos a los niños, niñas y adolescentes, programas y proyectos pedagógicos, de formación, atención nutricional y apoyo psicosocial buscando generar impacto en su desarrollo y mejoramiento en su calidad de vida, para tener una población sana, inteligente y feliz que aporte a la construcción de un país con equidad, desarrollo y paz en prospectiva del posconflicto.

La Fundación FAN, se compromete a brindar una atención integral a los niños y niñas menores de seis años en las comunidades marginales a través de programas de educación, nutrición y apoyo psicosocial a las familias. Contamos con los recursos necesarios y con un talento humano competente para mejorar continuamente y satisfacer las necesidades, expectativas y requerimientos de los beneficiarios, aportante y cooperantes.

Atender a las comunidades marginales, ubicadas en las zonas vulnerables del municipio de Medellín y el territorio antioqueño, a través de la atención integral a la infancia, mediante programas de educación, nutrición y apoyo psicosocial. 

Estos principios para las prácticas de atención de FAN, se enmarcan y apoyan en los siguientes valores humanos, que son acogidos, adaptados y adoptados por el equipo de trabajo de la Fundación: 
 
Alegría
En la Fundación FAN, la alegría es un estado de felicidad que genera bienestar general. Cuando un colaborador de FAN es alegre, ayuda a fortalecer en los niños y niñas su desarrollo cognitivo, motor y socioemocional, su bienestar, su salud, se vuelve reflexivo y mira el mundo con optimismo y posibilidades de pensar que hasta la tristeza tiene carita feliz.
 
Amor al Trabajo
Para un colaborador FAN, el amor al trabajo es el toque secreto que convierte su oficio y su labor en un estilo de vida. Un colaborador fan que ama su trabajo, es capaz de trascender la vida de los niños y las niñas, ayudar a cambiar su historia y plasma en sus corazones nuevas ideas de futuro.
 
Compromiso
En FAN el compromiso es un estilo de vida, un pacto sagrado entre el trabajo, la familia y el ser. El Compromiso ayuda a los niños y niñas a entender que cada momento que vivimos en una conexión que hacemos con la vida y en ella entregamos todo nuestro esfuerzo y al final recibimos como recompensa un montón de abrazos y sonrisas.
 
Creatividad
En FAN ser creativo es cuidar los recursos, resolver los problemas y sonreír ante la adversidad. Un colaborador FAN que es creativo, ayuda a los niños y niñas a contagiar su vida de optimismo, a proteger los recursos y a valorar cada elemento, cada bloque, cada pincelada, cada trazo, como la posibilidad de encajarlo en la construcción de su propia vida.
 
Responsabilidad
En FAN la responsabilidad es un acto de conciencia, inteligencia y bondad. Un colaborador FAN responsable enseña a los niños y niñas a dar la cara cuando los problemas llegan y a sonreír con tranquilidad porque la solución está escondida en la paciencia de una hormiguita, en el espíritu de una ardilla, en el estilo del castor, en la voz de aliento de los gansos y en el poder del amor.
 
Respeto
En FAN, el respeto es una acción consecuente con lo correcto. Un colaborador FAN respetuoso enseña a los niños a mirar con amor, a entender la tolerancia como un principio de aceptación de sus compañeritos, sus espacios, sus juegos, sus juguetes, sus ideas, sus opiniones, sus gustos, a ver que, en el mundo, la luna, el sol y las estrellas nos iluminan a todos por igual.
 
 
Honradez
En FAN, la honradez es un código tatuado en la razón y conduce nuestras actuaciones en cada momento del día. La honradez es un principio de vida a través del cual enseño a los niños y niñas a valorar lo que tienen como su mayor tesoro y a respetar lo que les es ajeno cuando les gusta, y sepan, que, con su propio esfuerzo, también lo podrán alcanzar. 
 
Ética
En FAN, entendemos la ética como una relación íntima entre la moral y las normas de convivencia. Un colaborador FAN refleja su ética a los niños y niñas, al tener comportamientos adecuados, relacionados con hacer el bien y dar a sus compañeritos, momentos de felicidad en cada trato, interacción y acción.
 
Trabajo Solidario
Es un principio de acogida, que nos ayuda a ver al otro como nuestro semejante, igual en oportunidades, posibilidades y necesidades. En FAN materializamos la solidaridad cuando damos la mano, damos abrazos, ayudamos a un amigo a pararse cuando se cae, regalamos sonrisas cuando tiene su carita triste, ayudamos en su trabajo cuando el tiempo no les alcanza y sentimos como nuestras sus angustias, sus tristezas y también sus alegrías y triunfos.
 
Comunicación amorosa
Es un principio de hacer verbo el amor, la comprensión, la tolerancia, el respeto, la cercanía. En FAN adaptamos nuestras palabras, nuestros gestos, nuestra actitud corporal y nuestro ser interior, a la comunicación con los niños y las niñas en la que entregamos nuestro ser, nuestra esencia, nuestro amor.
 
Ángel en el alma
Es la capacidad que tenemos de entregarnos en esencia, serenidad, acogida y respeto por la vida y la esencia del otro. En FAN reflejamos el ángel cuando transmitimos paz, tranquilidad, cuando caminamos con pasos livianos sin hacer daño, cuando logramos autocontrol sin importar las circunstancias, cuando la calma ante cualquier situación, es nuestro mayor valor.
 
Espíritu Peter Pan
Es la capacidad de vivir fantasías en medio de las realidades que nos rodean. En FAN un colaborador es capaz de olvidarse de su edad, su estatura, su número de calzado, su talla, sus títulos, su labor y sus funciones, y mantener su ser físico, emocional y espiritual a la altura de los niños y las niñas, para alcanzar los niveles de imaginación, fantasía y asombro, que sólo son posibles cuando logramos tener la mente de un niño que nunca crece.